En las buenas y en las malas

La hospitalización de Arantza


Hace un mes, Arantza empezó con flemas, tos y gripe; acudimos con su médico pediatra, quien le estuvo monitoreando desde el principio de la infección.
Los medicamentos que fueron y vinieron, sin duda… los antibióticos; durante cuatro semanas estos medicamentos fueron cambiando de nombre y se fueron agregando otros a la lista.

En fin, al parecer nada funcionó. 
El sábado en la madrugada comenzó con fiebre hasta llegar a 40 C. Le dimos varios medicamentos para bajar la fiebre. Aún así, no esperamos a que le hicieran efecto al pasar los 38.6 C de inmediato la bañamos con agua tibia y dejamos que el agua corriera, porque se calentaba en poco tiempo. 
Gracias al instinto de sobrevivencia que poseemos las madres, decidimos dirigirnos directamente al hospital.

Acertadamente fue la mejor decisión, pues Arantza presentaba inicios de neumonía.

Me sentí impotente, al ver que mi hijita tendría que pasar por una hospitalización más en su corta vida. 
Pensé en todo lo que iba a perder en cuanto a sus terapias, me preguntaba en mi interior ¿Cuánto le afectará esta enfermedad, en sus avances de equilibrio? ¿Cuánto tiempo estará en el hospital, sin poder asistir a su escuela? Me decía con tristeza ¡También que íbamos! ¡Tanto que le gusta su escuela!

En la noche del Domingo, ya con sus medicamentos especiales, la situación de Arantza se puso crítica en el hospital. Arantza no estaba saturando bien su pulmones de oxígeno. 


De alguna manera, siento que Dios tiene la medida exacta para tratar con nosotros.
Inmediatamente, puse en orden mi sentir. 
Alto a todos los pensamientos que pasaban por mi mente… ¿Qué es lo primero, único e irremplazable que tenemos todos los seres vivos? ¡La Vida!

Amigos muchas veces, nos perdemos en lo trivial, sin darle la justa dimensión a lo más importante.

Le pedí perdón a Dios Nuestro Señor, por dar por sentado que Arantza seguiría con vida. Y sí bien es cierto que Dios es Misericordioso, es necesario entregarle nuestra carga y encomendar nuestro espíritu en sus manos, porque el día de mañana nadie lo tiene asegurado.

El día Lunes fue una jornada larga y pesada para Arantza, ya que entre los médicos pediatras, la visita del Neumólogo, las enfermeras que aplicaban un medicamento y luego otro, y otro mas los accesos de tos, fue imposible que durmiera. 

Mi criatura no había podido recuperarse; la falta de sueño y el desgaste por el proceso de la neumonía, la tenía muy débil. 



Creo que el Método Oxigenerem y sus beneficios son lo máximo. Se puede aplicar en cualesquier parte siempre y cuando, se tomen en cuenta las advertencias; como el de no dar masajes a los niños que presentan algun cuadro infeccioso, ya que el masaje propiciaria la propagación del virus o bacteria. “El Frote y el Ajuste” son masajes. Así que del Método solo me quedaba “ El bombeo y la ducha”.
Así que opté por empezar por la “Ducha”, para recuperar el esfuerzo, mejorar su función cardirrespiratoria, descongestionar las vias respiratorias y con ello mejorar la satauración de oxígeno en los pulmones de Arantza, además de quitarle dolores musculares que puediera tener. 

Muy amablemente, la enfermera Lolita nos consiguió la bañanera y la sal de grano para darle su “Ducha”. No cabe duda que todas las personas somos instrumentos de Dios.


¡Maravilloso! si bien es cierto, los medicamentos están ayudando primordialmente en la salud de Arantza; el beneficio de la “Ducha” es extraordinario,  por fin pudo tener una noche tranquila y dormir bien.


Durante la noche, la saturación de oxígeno en el cuerpo de Arantza aumento de menos del 70% al 86%. Más en la mañana los niveles son de 91% . 

Para la Gloria y la Honra del Padre Celestial, del Hijo y del Espíritu Santo Sanador...



Hoy por la mañana, le han retirado el suero glucosado que le pasaban por la vena, pues comió toda la dieta blanda que le trajeron. 


Definitivamente, Dios quiere que le seamos de utilidad en todas partes; cuando nos desprendemos de nuestro afán, El envía sus servidores a nuestro encuentro y todo nos llega por añadidura.

Estamos en las manos de Nuestro Padre y cualquiera que sea su voluntad la aceptamos, porque el conoce nuestro corazón y todo lo que pasa aunque no lo comprendamos es para nuestro bien.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe este blog por mail

Seguidores

Hazte Fan en Facebook

PCI Tesoros de Luz

Promocionar tu página también